Algoritmo

Un algoritmo es un conjunto de instrucciones ordenadas y finitas que conducen a una solución. En el caso del SEO, el algoritmo que nos interesa es el que utilizan los motores de búsqueda para determinar qué páginas deben mostrar en las SERPs.

Si conocemos los factores de ranking podremos optimizar nuestra página para que aparezca bien ubicada en las páginas de búsquedas. Gracias a ello incrementaremos nuestro tráfico y, por tanto, nuestras conversiones.

Qué es un algoritmo en SEO

Cuando hablamos de un algoritmo en SEO solemos referirnos a las reglas que siguen los robots de Google para presentar las webs en sus SERPs por orden de relevancia. Se trata, en definitiva, de una fórmula matemática que tiene en cuenta los factores de ranking para determinar la relevancia de cada página web.

Buena parte del trabajo de quien se dedica a SEO es estar pendiente de los cambios en el algoritmo que rige cada motor de búsqueda. Estos se producen constantemente. La mayoría de estas modificaciones no son relevantes, pero eventualmente se producen reformas que afectan a nuestra estrategia SEO.

Los cambios más relevantes en el algoritmo de Google

Google siempre trata de ofrecer el mejor contenido para cada consulta determinada. Este es el motivo por el que adapta constantemente su algoritmo a la forma en que la gente utiliza Internet.

El SEO puede entenderse:

  • Como una forma de facilitar el trabajo de los robots, ofreciendo contenido que satisface las necesidades del usuario. Este uso se enmarcaría dentro del white hat SEO.
  • Como una forma de explotar el funcionamiento del algoritmo y tomar ventaja frente a la competencia. En este caso hablaríamos de grey hat SEO.
  • Como una forma de descubrir y aprovechar las vulnerabilidades del algoritmo, que nos permite posicionarnos independientemente de la relevancia de nuestro contenido. Esta actitud cubre las prácticas black hat SEO.

Moz ofrece un historial de modificaciones en el algoritmo de Google. Si lo consultas, verás que son constantes. En cualquier caso, los cambios más relevantes del algoritmo de Google han sido:

Google panda

Esta modificación de 2011 trató de beneficiar a aquellos creadores de contenidos que ofrecían información de calidad. Así, penalizó los contenidos cortos, duplicados, estériles

Evidentemente, la modificación sigue en pie, de modo que si no quieres ser penalizado por el panda deberías generar contenido de calidad, que aporte utilidad al usuario. Ante todo, tienes que ser original en tu creación (¡prohibido el plagio o la copia!) y respetar las reglas ortográficas, gramaticales y de estructura.

Google penguin

Un año más tarde, Google introducía esta nueva modificación de su algoritmo, que penalizaba los enlaces obtenidos fraudulentamente. Ten en cuenta que la cantidad y calidad de enlaces son un indicador de la autoridad de un sitio web. Por eso es tan importante la estrategia de linkbuilding.

Sin embargo, desde la actualización del pingüino, debes tener cuidado con tu estrategia de captación de enlaces. Ya no vale crear granjas de enlaces, comprar links ni replicar hasta el infinito el mismo anchor text. Tampoco captar enlaces para tu página de redacción jurídica desde una zapatería virtual, pues este nuevo algoritmo tiene en cuenta el contexto del que se obtiene el enlace.

Google hummingbird

Otro año más tarde Google renovó su algoritmo. En este caso se trataba de optimizar la búsqueda semántica, persiguiendo resultados más naturales. Potenció el Knowledge Graph y centró su atención en la intención de búsqueda.

Google pigeon

Fue la actualización del algoritmo que tuvo lugar un año después del colibrí (nos plantamos ya en 2014). Su función es priorizar las búsquedas locales. Por tanto, tiene como objetivo los negocios fuertemente localizados, lo que lo hace menos interesante para generalistas.

Google Fred

Se trata de una actualización de 2017, que penalizó a las páginas web orientadas a la publicidad. Por supuesto, el algoritmo de Google permite que utilices Google Adsense para monetizar tu sitio web, pero debes ofrecer un contenido de calidad si quieres publicitar por otras vías sin sufrir una penalización.

Otras modificaciones relevantes

Además de este zoológico, Google ha puesto sobre la mesa otras modificaciones importantes de su algoritmo. Debemos destacar:

  • Seguridad online. Si sigues empleando un sitio “http” cometes un error. El algoritmo de Google prioriza el cifrado de datos, que se consigue empleando sitios seguros (“https”). Para ello necesitarás instalar un certificado SSL en tu sitio web, que se encargará de encriptar la información.
  • Velocidad de carga. La velocidad de carga es uno de los factores determinantes para el algoritmo de Google. Especialmente desde que se utiliza la tecnología móvil. Además, una página que carga rápido te ayudará a mejorar el índice de engagement del usuario. Por si lo dudabas, la impaciencia es un elemento común en tu público objetivo, y el 50 % de los visitantes de tu sitio web lo abandonarán si no se ha cargado en un máximo de 3 segundos.
  • Mobile-first. Desde el momento en que las búsquedas desde dispositivos móviles superaron el 60 % de las totales, Google adoptó una estrategia de “móvil primero”. Por tanto, prioriza aquellos resultados que están adaptados al móvil o diseñados específicamente para este. En este sentido cabe destacar la prioridad de las páginas AMP (Accelerated Mobile Pages).
  • Featured Snippets. Los fragmentos destacados han pasado a mostrarse en las SERPs. Esto ha cambiado por completo las reglas del SEO, introduciendo la llamada “posición cero”.
  • Asistentes virtuales. Por supuesto, uno de los elementos en boga en cuanto a la consulta web es la búsqueda por voz. Ya sea a través de nuestros smartphones o mediante asistentes virtuales, las búsquedas por voz están creciendo. Y ello implica una mayor importancia del fragmento destacado (que puede leerte el asistente cuando realizas una consulta) y de los textos en primera persona.

Si quieres conocer otros elementos que tiene en cuenta el algoritmo a la hora de posicionarte, no dudes en consultar el artículo sobre los factores de posicionamiento.

Otros términos de marketing jurídico digital

Ahora ya conoces el significado del algoritmo, que es la fórmula matemática utilizada por un motor de búsqueda para ordenar páginas web por orden de relevancia. Puede que quieras conocer otros términos relacionados como: