Black hat SEO

Black hat SEO hace referencia a las técnicas SEO que intentan explotar el algoritmo de los motores de búsqueda para posicionar rápidamente una web. Como se basan en elementos técnicos, suelen estar relacionadas con contenido de escasa calidad, spam y prácticas consideradas poco éticas.

Qué es el black hat SEO

El black hat SEO es lo opuesto al white hat SEO. La terminología se adopta de los westerns clásicos, donde se identifica a los “malos” por sus sombreros negros y a los “buenos” por sus sombreros blancos.

En el sector informático se habla de un “black hat hacker” para referirse a quienes explotan vulnerabilidades de seguridad a su favor. Y, en este caso, el “black hat SEO” es el conjunto de técnicas de posicionamiento que solo tiene en cuenta los elementos técnicos para tratar de engañar a los robots del motor de búsqueda, sugiriéndoles que una página es más relevante de lo que realmente es.

¿Interesa recurrir al black hat SEO?

Evidentemente, las técnicas black hat tienen consecuencias negativas. Los motores de búsquedas disponen cada vez de algoritmos más desarrollados, por lo que cada vez es más fácil que detecten los engaños.

Y, ¿qué pasa si Google detecta que has intentado engañarle? Evidentemente, te penalizará. Esto significa que caerás en el ranking hasta posiciones que te harán inexistente para tu público.

Por tanto, el black hat SEO puede conducirte rápidamente a la primera SERP, pero en cuanto se descubra que accediste a ella fraudulentamente se te penalizará. Así que en ningún caso merece la pena recurrir a estas técnicas. Por supuesto, el contenido de escasa calidad también daña la reputación de tu marca personal o corporativa.

Las implicaciones éticas de las técnicas black hat SEO

Al margen de la cuestión técnica (que, a fin de cuentas, es la única que interesa a un black hat SEO), está la cuestión ética. Internet está lleno de basura. Si tu estrategia de creación de contenidos no trata de aportar nada útil a la comunidad, sino que se limita a empujar tu página a las posiciones destacadas, estarás contribuyendo a alimentar el vertedero de Internet.

En definitiva, todos deberíamos comprometernos a aportar contenido de calidad a la red. Pero esto queda en la esfera de la responsabilidad social de cada compañía.

Principales técnicas de black hat SEO

Las técnicas de black hat SEO evolucionan constantemente, al ritmo al que lo hacen los algoritmos de los motores de búsqueda. Esto implica que algunas de ellas queden rápidamente desfasadas. Otras, que pueden haber funcionado en el pasado, serán detectadas en cualquier actualización, hundiendo la página que trataron de encumbrar.

Estas son algunas de las técnicas de black hat SEO más utilizadas y, por tanto, menos recomendables:

  • Keyword stuffing. Embutir la palabra clave que queremos posicionar cientos de veces en nuestro texto no tiene por qué ayudarnos a posicionarlo.
  • Textos ocultos. Esta técnica consiste en ocultar texto mediante la función “hide” o igualando su color al del fondo. De este modo conseguimos que el usuario no lo detecte, pese a que estemos indicando a los robots de búsqueda que existe. Pero los algoritmos actuales permiten detectarlo y lo penalizan.
  • Redirecciones. Las redirecciones deben ser utilizadas cuidadosamente. Su objetivo es recuperar las visitas que acudan a páginas que ya no existan. En ningún caso debemos emplearlas para conducir a usuarios o robots a destinos indeseados.
  • Spam en la sección de comentarios de otros blogs. Sí, ya sabemos que levantar una estrategia de linkbuilding es engorroso. Pero espamear los blogs de otras personas con el único objetivo de conseguir enlaces a nuestra web no es la solución.
  • Encubrimiento. Mediante redirecciones podemos hacer que un usuario y un robot lleguen a diferentes destinos o contenidos. Esta práctica no es ética, ya que el robot enseñará al usuario un contenido diferente al pretendido. Por tanto, el encubrimiento puede ser penalizado.
  • Granjas de links. Los motores de búsqueda tampoco nos permiten crear una red de blogs para crear links entre nuestros sitios web. Si quieres hacerlo tendrás que darle algún objetivo adicional a tus blogs. Y esto consumirá mucho tiempo.
  • Compra de enlaces. Efectivamente, el único que se beneficia de una compra de enlaces es quien los vende. Si el motor de búsqueda detecta que tus enlaces no son orgánicos te penalizará. Además, generalmente la compra de enlaces te otorga backlinks de escasa calidad, lo que puede perjudicar directamente a tu estrategia de posicionamiento.

En definitiva, las técnicas de black hat SEO intentan acelerar el posicionamiento de una página web. Sin embargo, arreglar una penalización es más costoso que hacer bien el trabajo desde el principio. De modo que no podemos hacer más que recomendarte que no recurras a ellas. ¡El que avisa no es traidor!

Otros términos de marketing jurídico digital

Ahora ya conoces el significado de black hat SEO, un comportamiento poco ético en el posicionamiento web. Puede que quieras conocer otros términos relacionados como: