como hacer una infografia

Cómo hacer una infografía memorable

En el mundo digital y de redes sociales existen muchos recursos para comunicar un mensaje, llegar a un público y quedarse en su mente, para así marcar la diferencia. Uno de esos recursos son las infografías. Pero, ¿cómo hacer una infografía memorable?

Una infografía es una forma gráfica de explicar conceptos, procesos o datos. Lo interesante de estas explicaciones es que se hacen mayormente con imágenes, más que con palabras. Así que basándose en la premisa de un mapa mental, es más fácil transmitir las ideas y que el receptor pueda procesarlas mucho mejor.

Existen muchos tipos de infografías: de procesos, cronológicas, científicas, estadísticas… Y sea cual sea la que necesites elaborar, debes conseguir que sea llamativa, interesante, ordenada y, sobre todo, explícita.

También debes considerar dónde vas a publicarla y a qué público la vas a dirigir. No mismo mostrarlo a un público juvenil que a uno más adulto, a destinatarios informados o a otros legos en la materia… Asimismo, no da igual que sea para redes sociales que para una página web o la explicación en un foro de debate o una conferencia.

Así que una vez aclaremos estos factores ¡es momento de aprender cómo crear una infografía memorable! Vayamos paso a paso.

1. Cómo empezar a hacer una infografía: elige el tema y selecciona los datos

Este es el punto de partida para cualquier construcción de un mensaje, por lo que tiene la máxima importancia a la hora de decidir cómo hacer una infografía. Partimos de que casi todo está escrito ya, por lo que al elegir un tema, debes considerar un ángulo llamativo para exponerlo. Así, el tema debe ser interesante, pero también debes ofrecer datos importantes que nadie haya utilizado antes.

Es necesario hacer una buena investigación sobre el tema para que no quede ningún dato por fuera. Al seleccionar los datos más importantes a incluir en la infografía, lo ideal es que tras la investigación hagas una lista y elimines lo que quizá no es relevante.

Recuerda que en algunos casos es necesario incluir la fuente de la cual sacaste la información, para darle más peso a tu infografía.

2. Continuemos la elaboración: selecciona el tipo de infografía que quieres realizar

El tipo de infografía va estrechamente ligado al tema. Por ejemplo, el tema puede tener muchos datos porcentuales, y en este caso deberás implementar una infografía estadística. Si, lo que explicas es un procedimiento paso a paso será más recomendable emplear una gráfica de procesos. Puedes buscar inspiración en otras infografías parecidas a la que quieres realizar, pero nunca hacerla exactamente igual.

A la hora de plantearte cómo hacer una infografía, ten en cuenta dónde la expondrás. De ello dependerán aspectos como su tamaño. Por ejemplo, si es para Internet dispones de espacio ilimitado, aunque en las RRSS, se requiere un tamaño estándar para que no perjudicar su apariencia. Pero en una conferencia, un póster o un tríptico tendrás espacio limitado.

3. Una de las claves de la infografía es el boceto. Dibújala a mano

No importa si crees que no dibujas bien, tampoco es necesario que quede perfecto. Lo importante es que plasmes las ideas que tienes en tu mente y puedas ubicar los datos en cada lugar. En este paso es donde podrás comprobar si los datos que elegiste son los más relevantes, o por el contrario debes quitar algunos.

4. Selecciona los colores: llamativos y corporativos

Quizá esto pueda parecer innecesario, pero ten en cuenta que la psicología del color juega un papel de suma importancia a la hora de transmitir un mensaje. Puedes seleccionar una gama de colores que vaya alineada con tu marca, cambiándolos a más brillantes o más opacos, según lo requiera el tema.

Esto también va muy ligado al público al que vaya dirigida la infografía. De hecho, incluso guarda relación con el formato de la presentación. Por ejemplo, los medios impresos no te permiten utilizar los mismos colores que los medios digitales.

5. Diseña la infografía

Al preguntarse cómo hacer una infografía, muchas personas empiezan desde aquí. Pero solo deberíamos empezar el diseño cuando hemos realizado todo el trabajo previo. Al menos si queremos hacer una buena infografía.

En este paso es donde vas a volcar toda la información, colocar los datos y dejar volar tu creatividad. Recuerda que una infografía es una expresión gráfica, por lo que debemos utilizar muy pocas palabras, aunque muy potentes. Emplea recursos como formas geométricas para hacer resaltar datos importantes. Usa fotos, ilustraciones, iconos, vectores o caricaturas para explicar acciones. Agrégale flechas o líneas que puedan hacerla fluida o que ayuden a señalar un punto de interés.

Existen muchas herramientas online y programas de diseño, que pueden ayudarte en el proceso. Elige la que más se adapte al tipo de infografía que quieras realizar, y a lo complejo del diseño que tienes en mente.

Ten en cuenta que algunos programas o aplicaciones son más amplios que otros en cuanto a diseño. Lo que le dará el toque memorable a tu infografía es que logres combinar un diseño atractivo con una información comprensible e imágenes interesantes. Destaca datos llamativos, dale a las imágenes su justo lugar y no la sobrecargues. Los detalles marcarán la diferencia.

¡Y recuerda exportarla en un formato de buena calidad!

Identifica tu infografía

Puedes poner tu nombre, una firma o el logo de la empresa. Esto es vital no solo para evitar plagios sino también para aprovechar los shares. Ten en cuenta que las infografías son documentos fácilmente compartibles. De modo que podrían llegar a hacerse virales, y te arrepentirás si sus usuarios finales no consiguen identificarte.

Ahora que ya sabes cómo hacer una infografía podrás mostrarla al público para el que fue pensada tu infografía. Pero si se te hace un mundo, recuerda que puedes delegar en nosotros. Como agencia de marketing digital, estamos acostumbrados a trabajar con infografías.