Domicilio fiscal - que es, como declarar, modelo 036

Domicilio fiscal: qué es exactamente, cómo se declara y cuáles son sus efectos tributarios

Si estás pensando en emprender, puede que te hayas preguntado qué es exactamente el domicilio fiscal. La duda no es caprichosa, porque la normativa tributaria te obliga a declararlo.

Así es que vamos a explicarte en qué consiste el concepto. Este elemento se regula en la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria (en adelante, LGT).

El artículo 48 de esta norma lo define como «el lugar de localización del obligado tributario en sus relaciones con la Administración tributaria«.

El domicilio fiscal es el lugar donde la AEAT te buscará si tiene que realizar alguna gestión contigo.

1. Cómo se determina el domicilio fiscal

El art. 48 LGT también incluye normas para ubicar de este domicilio. Su determinación no es libre, y depende del tipo de persona que sea el obligado tributario.

Domicilio fiscal de las personas físicas

La LGT determina que el domicilio fiscal de las personas físicas es su residencia habitual. Sin embargo, se establece una norma de atribución especial para los casos en que se desarrollen principalmente actividades económicas.

Y es que la LGT determina que si la actividad económica prima sobre la profesional, la AEAT podrá considerar como domicilio fiscal aquel lugar donde se encuentre la gestión administrativa y dirección de las actividades desarrolladas.

En caso de no poder determinarse el lugar de dirección, prevalece aquel donde se encuentre el mayor valor de inmovilizado.

Es decir:

  1. El domicilio fiscal del profesional es su residencia habitual.
  2. Pero la AEAT tiene la potestad de localizar al empresario en el lugar desde el que gestiona y dirige su empresa. Cuando no pueda ubicarse tal lugar, puede localizarlo donde más inmovilizado acumule.

El domicilio fiscal del autónomo profesional es su residencia habitual

Otros domicilios fiscales

Aunque el artículo se centra en los autónomos, incluimos los demás supuestos regulados en la LGT.

Personas jurídicas

El domicilio fiscal de las personas jurídicas coincide con su centro de administración y gestión o, en su defecto, con el lugar donde radique el mayor valor de inmovilizado.

Esta forma de localizar al empresario se denomina criterio de sede real, y aunque limita la libertad de la empresa para fijar su domicilio fiscal, facilita el control tributario por parte de la autoridad pública.

Herencias yacentes, comunidades de bienes y otras

Este tipo de entidad carente de personalidad jurídica constituye una unidad patrimonial separada. Por tanto, es susceptible de imposición.

En consecuencia, deben domiciliarse para controlarse el cumplimiento de sus obligaciones tributarias. Domicilio que sigue las normas establecidas para las empresas: criterio de sede real.

Personas o entidades no residentes

Cada tributo determina cómo se fija el domicilio de las personas o entidades no residentes. En su defecto, se localizará por medio de su establecimiento permanente.

Cuando este no exista, la LGT les obliga a designar un representante con domicilio español. Tal designación debe ser comunicada a la AEAT, para que pueda referir sus actuaciones al representante del no residente.

En los casos en que obtengan rentas de inmuebles, a falta de representante se localizarán en el lugar en que se ubique el inmueble.

Domicilio del empresario

Al margen de dónde localice la LGT su domicilio fiscal, el empresario debe comunicar:

  • Dónde está el centro de administración y dirección de su empresa.
  • Dónde está su domicilio social.

2. Obligaciones del obligado tributario

Como contribuyente, debes comunicar a la AEAT tanto tu domicilio como cualquier modificación del mismo. Hasta que no cumplas este deber, el cambio no surtirá efectos.

Lo que quiere decir que los procedimientos iniciados anteriormente podrán continuar tramitándose en la oficina tributaria inicial.

No obstante, cualquier Administración puede comprobar y modificar tu domicilio fiscal.

3. Efectos tributarios

El domicilio fiscal determina el sistema aplicable al contribuyente. Asimismo, conlleva su adscripción a una oficina tributaria concreta.

Sin embargo, sus efectos más inmediatos son:

  • Es el lugar donde la AEAT va a localizar al obligado tributario.
  • Además, vinculará al declarante a efectos de gestión administrativa.

4. Cómo se declara el domicilio

A la hora de ubicar el domicilio fiscal, hay que facilitar:

  • Referencia catastral de cada uno de los domicilios.
  • Número de teléfono y dirección de correo electrónico.
  • Nombre de dominio o dirección de Internet a través de la que se desarrollan las actividades.

Esta comunicación se realiza por vía del modelo 036 o 037.


Este es un artículo jurídico redactado por Lexterna. Puedes utilizarlo siempre que cites la fuente (https://lexterna.es). Si estás interesado en contratar a un redactor de contenidos especializados en Derecho, trabajamos en este tipo de artículos por un unos 20,52 €, IVA incluido.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.