ejemplos marketing contenidos - portada

5 ejemplos de marketing de contenidos de éxito

Aunque los profesionales del Derecho están cada vez más concienciados en temas de marketing digital, todavía hay conceptos que les suenan exóticos. Por eso hemos reunido 5 ejemplos de marketing de contenidos de éxito, con el objetivo de demostrar que posicionarse a través de Internet es clave para labrarse una buena reputación digital e incrementar el alcance de la empresa.

El marketing de contenidos no consiste en vender por vender. Consiste en ofrecer algo valioso que luego ayudará a tu cliente a quedarse contigo. Por lo que no sólo te comprará tu producto, tu servicio o el valor que le ofrezcas, sino que se quedará contigo porque algo le hizo ‘clic’.

¿Quiénes son y qué han hecho? 5 ejemplos de marketing de contenidos de éxito

Al hablar de marcas a nivel mundial que se han convertido en ejemplo de marketing de contenidos se tiene que analizar qué han hecho para estar allí. Ninguna marca crece sin una estrategia, meta u objetivo, y las que han tenido éxito lo tienen muy claro. Y estas cinco marcas aplican el marketing de contenidos como una de sus grandes estrategias:

Go Pro

Esta marca de cámaras es un gran ejemplo de marketing de contenidos, pues nació para ser un referente en el mundo de la aventura. Para esta empresa no sólo se trata de tomar fotos o grabar videos de la más alta calidad. Sino que también sea una herramienta indispensable de cada viaje o paseo, con la que puedas capturar momentos. 

Basados en esa premisa, su estrategia de marketing la llevó a otro nivel. Por eso decidieron que el público, sus clientes, deberían ser parte fundamental de su contenido

Después de todo son ellos lo que viven la verdadera experiencia con el producto, ¿no? De esta manera, en sus redes, páginas y en la mayoría de sus campañas, usan el contenido que aficionados o profesionales graban o fotografían en sus aventuras, como parte de su estrategia de creación de contenido.

Cuentan historias fantásticas, fidelizan al público y a su vez venden su producto, sin colocarlo en ningún momento, sino a través de cada foto o video. Esto atrae más público, que no sólo quiera formar parte de esas fotografías, sino que quieran comprar la cámara y contar sus propias aventuras.

Netflix

La plataforma streaming que todos quieren tener. Pero no siempre fue así. Esta empresa de entretenimiento, aunque no lo creas, tiene varios años en el mercado.

Y no fue hasta hace algunos pocos que comenzó a tener su vuelo. ¿Y cómo lograron de pasar de 0 a ser un ejemplo en marketing de contenidos? Por supuesto, gracias a su estrategia de comunicación.

Lo primero que hicieron fue montarse en la tendencia. Se dieron cuenta que había un público necesitado de contenidos en video como series, documentales y películas al alcance de su mano.

Precisamente esta es una de las actuales necesidades del sector legal, que desde Lexterna intentamos abordar mediante nuestro servicio de videomarketing.

Luego estudiaron el mercado. ¿Quiénes pueden comprar y cuánto están dispuesto a pagar? Con los datos en la mano empezaron a venderse como la primera plataforma que ofrecía las series y películas más famosas en un sólo lugar.

Y no sólo eso, su campaña se basa en ser una marca ‘cool’, empática y entretenida, tanto dentro de su plataforma, como en sus redes sociales. 

Su contenido se basa en humor, sarcasmo, vida cotidiana y todo lo enlazan con su marca y las películas o series que están promocionando. Así que no sólo se trata de lo que venden, sino que también te atrapan convirtiéndose en ese especie de “amigo” al que puedes contarle cuánto te gusto la serie que viste en maratón.

Red Bull

Esta marca de bebida energética, ciertamente es mucho más que eso. Mientras algunas otras marcas del mismo nicho apuestan por vender su producto como el mejor para despertarte después de una noche sin descanso, Red Bull te dice que su energía hace que puedas vencer cualquier obstáculo

Su contenido es muy viral y compartible, sus videos o fotos no te muestran a esta bebida como algo para cualquiera, sino que te dicen que es para los más arriesgados. Para aquellos que son capaces de hacer un salto de caída libre desde la estratosfera, o romper el récord del salto más largo con una motocicleta.

La historia que ellos venden es la de personas arriesgadas y aventureras, que logran cumplir sus grandes hazañas, porque toman esta bebida. Entonces no sólo se trata de un simple producto, sino de lo que hay detrás.

Adidas

Adidas ya no es la simple marca que vendía zapatos que utilizan grandes figuras del deporte. Ahora también llega a aquellas personas que quieren salir de su ‘zona de confort’. Por eso en su mercado es un gran ejemplo de marketing de contenidos.

Esta marca ha logrado posicionarse en varios mercados: en el mundo real con sus artículos deportivos, y en el digital con su aplicación de entrenamiento y consejos sobre la salud.

Su contenido se basa en inspirar, en demostrar que no sólo los grandes atletas pueden, sino que cualquiera puede. Entonces te venden su producto a través de las plataformas, pero a su vez te ofrecen contenido de valor, gratuito en su mayoría, que te ayuda a cumplir tus metas.

Coca-Cola

Cómo olvidarse de esta marca que por tanto tiempo ha aplicado las mejores estrategias de contenido para convertirse en una bebida “refrescante e importante”. 

La fórmula de Coca-Cola para convertirse en referencia a nivel mundial es hacerse parte de tu historia como individuo, de la historia de una familia o en cualquier ámbito que se imagines. Para ellos lo esencial es “compartir momentos”. 

El contenido que comparten es muy empático, detrás de cada palabra hay una razón psicológica y estructurada que hace que el cliente se enganche con la marca. Y lo más importante de todo ¡siempre se reinventan! Están al día con las tendencias, con lo que suceda a nivel mundial, dentro o fuera de las redes sociales, lo que hace que su contenido siempre sea muy parecido a la persona que lo ve.

Que estas marcas lo hayan logrado, y sean ejemplo de marketing de contenidos, significa que muchas más pueden hacerlo, siempre y cuando se apliquen las mejores estrategias.