estado del marketing juridico en 2018 - portada jpg

El estado del marketing jurídico en 2018

El marketing jurídico en 2018 sigue siendo un verdadero reto para el sector. Y es que la abogacía representa un campo profesional de tendencia conservadora y poco maleable ante los cambios.

Sin embargo, la clave de los negocios modernos está en ser absolutamente camaleónico. Ya no hay espacio para los ilustrados demasiado dignos como para saltar al barro. Ahora, más que nunca, el profesional del Derecho tiene que darse cuenta de sus carencias y necesidades para poder satisfacerlas.

estado del marketing juridico en 2018 - 1 jpg
El marketing jurídico en 2018 sigue enfrentándose a retos tradicionales del sector. Particularmente, su rigidez y conservadurismo.

Cómo hemos llegado hasta aquí.

La crisis de 2008 dañó especialmente al sector de la abogacía. Mientras otros sectores supieron reaccionar a los cambios que conllevó en sus modelos de negocio, los abogados tardaron más en entender qué había pasado y cómo resolverlo.

Lo cual no es de extrañar, teniendo en cuenta el carácter pasivo de la mercadotecnia jurídica tradicional. El abogado siempre se ha sentado a esperar a los clientes, convencido de que tenía tareas más importantes que hacer que salir a la calle a buscarlos.

De hecho, los despachos de Abogados siguen confiando en el boca a boca y el contacto directo todavía en la actualidad. No hay más que echar un vistazo al informe de Lawyerpress “tendencias de marketing jurídico en 2018”, ya analizado en este blog.

Necesidades del marketing jurídico en 2018

En consecuencia, el abogado estándar sigue suspendiendo su asignatura de marketing jurídico en 2018. Y es que es un profesional sin conocimientos ni herramientas comerciales. Yo mismo eché en falta dos cosas en la carrera:

    1. Una formación adecuada en uso de herramientas digitales.
  1. Nociones económico-comerciales para enfrentarme al mercado laboral.

En consecuencia, terminé reciclándome mediante una formación intensiva en competencias digitales. Pero lo cierto es que muchos abogados han preferido no hacerlo. La falta de visión a largo plazo y la resistencia al cambio son los grandes enemigos del marketing jurídico en 2018.

Por tanto, el abogado actual tiene dos soluciones para ponerse al día: formarse o contratar especialistas. Dependiendo del tamaño del despacho, el profesional se podrá permitir o no especializar a parte de su plantilla. En caso de no poder hacerlo, siempre puede externalizar los servicios de marketing.

estado del marketing juridico en 2018 - 2 jpg
El marketing jurídico es un conjunto de estrategias de mercadotecnia para conseguir clientes y mejorar la propia imagen. No debe rechazarse por emplear técnicas propias de otros sectores de venta.

La quimera del sector

El sector jurídico es víctima de una distorsión que se ha autoimpuesto. Cree que la mercadotecnia es cosa de charlatanes y propia de sectores de venta de baratijas. Sin embargo, si el cliente no llega el abogado no come.

Como decimos, la crisis de 2008 cerró el grifo de los clientes. El abogado ya no podía sentarse a esperar a que llamaran a la puerta, porque nadie iba a hacerlo. De hecho muchos tuvieron que cerrar definitivamente.

Uno de los retos del marketing jurídico en 2018 sigue siendo, precisamente, que los despachos comprendan que la cosa no solo va de ser competente, sino también competitivo.

Alguien dio mucho que hablar

Durante mi formación jurídica, hubo un profesional que llamó fuertemente mi atención. Hablo de Jesús Ruiz de Arriaga. Sus apariciones en prensa, radio y televisión fueron muy sonadas, porque la parte conservadora del sector jurídico consideraba una indignidad recurrir a estas técnicas de promoción.

Sin embargo, Arriaga estaba labrando una nueva forma de trabajar la abogacía. Mientras decenas de despachos cerraban a diario, Arriaga Asociados ganaba más y más cuota de mercado. No solo consiguieron llegar a la gente, sino que se enfrentaron a la banca en un momento en que esto los hacía muy populares.

Esto no es un post patrocinado. Así es que cuando digo que vale la pena atender a la estrategia de este despacho hablo muy en serio.

Al especializarse en asuntos muy concretos y saltar a la presencia multicanal fueron capaces de combinar competencia y competitividad. La combinación perfecta para seguir siendo los referentes del marketing jurídico en 2018.

Algunas soluciones asequibles

El mercado es absolutamente voraz, de modo que la cuestión es muy sencilla. El despacho que sepa venderse, hará caja. Pero el que no sepa venderse terminará cerrando. En realidad no hay más.

Por eso, lo primero que deberían hacer los directores del sector es tomar consciencia de cuál es la situación actual.

Una vez pongamos los pies en la tierra, podremos continuar diseñando nuestra estrategia de marketing. Hay que tener en cuenta que el marketing digital no lo es todo. Sin embargo, es mi especialidad, por lo que dejo en manos de otros profesionales hablar del marketing en canales tradicionales.

Dentro del mundo digital, dos elementos fundamentales son las redes sociales y la página web corporativa. Aunque soy de la opinión de que es mejor no tener cuenta en plataformas que no se vayan a utilizar, vale la pena hacer un pequeño esfuerzo.

El SEO y el SEM son técnicas auxiliares que te ayudarán a ser más visible, lo cual es fundamental en un mundo en que el cliente se informa de sus opciones en Internet.

Externalización de servicios

Una estrategia idónea para aquellos despachos que no quieren o no pueden encargarse de su marketing digital pasa por contratar a empresas de outsourcing. Estas pueden encargarse de toda la estrategia de marketing o de sectores muy particulares, como redactar contenidos o trazar una estrategia inbound marketing.

Como ventajas, el outsourcing permite externalizar funciones pero también costes. De modo que las empresas de externalización no solo ofrecen precios competitivos, sino que representarán un ahorro en inversiones. Especialmente en las áreas de formación, infraestructuras y licencias de uso de software.

En tus manos está ponerte al día y hacer frente a los retos del marketing jurídico en 2018. ¿Qué procesos y herramientas digitales utilizas en tu despacho?

Adrián Garzón Ximénez

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.