abogado exceder el encargo - portada

Lex artis: ¿Puede el Abogado exceder su encargo? STS 337/2018

El Abogado puede exceder el encargo de su cliente, siempre que actúe en defensa de los intereses de este y con su conocimiento y consentimiento. Esta es la conclusión a la que lleva la STS 337/2018, de 6 de junio de 2018, que a continuación analizamos.

Antecedentes

El 9 de abril de 2009, D. Alexander contrató a D. Augusto para que le prestara servicios de asesoría legal.

Tras permutar parte de su propiedad mediante un negocio que la contraparte no llegó a cumplir, el vecino inició unas obras en la parte permutada. Estas obras le causaban perjuicios y amenazaban su seguridad. Sin embargo, D. Alexander no acudió al Abogado por esta causa, sino para resolver el citado contrato de permuta.

No obstante, D. Augusto ejercitó una acción de reclamación de daños, a la que añadió dos acciones instrumentales: la suspensión de obra nueva y la acción reivindicatoria. Aunque el Abogado explicó la estrategia, no parece que D. Alexander entendiera el significado, alcance y finalidad de la misma.

Por ello, resulta dudoso que este conocimiento pudiera entenderse como una autorización. Máxime cuando la pretensión de D. Alexander difería del destino de la estrategia procesal que trazó su Abogado.

Esto puso sobre la mesa la siguiente cuestión: ¿puede el Abogado exceder el encargo de su cliente?

Al final de la aventura, D. Augusto solicitó un total de 36.686,67 € a D. Alexander en concepto de honorarios. Honorarios que el último se negó a pagar, iniciando acción contra su Abogado para que se declarara el incumplimiento del contrato.

abogado exceder su encargo - 01jpg
La lex artis puede recomendar al Abogado exceder el encargo que haya hecho su cliente. Por tanto, le estará permitido tal exceso si actúa en interés del mandante y con su conocimiento y consentimiento.

Iter procesal

El presente caso presenta interés debido a que el contrato de asistencia legal es de prestación de servicios. Como tal, no está vinculado a un resultado concreto, sino a prestar los servicios pactados conforme a la llamada lex artis.

Por tanto, lo que se dirime realmente es si el Abogado prestó los servicios con la diligencia que su cargo y formación exigen. El asunto terminó en manos del Tribunal Supremo, tras recorrer el camino que se detalla.

Primera Instancia

D. Alexander no quiso abonar los honorarios de su Abogado por exceder el encargo que había pactado. Por ello, interpuso demanda de juicio ordinario contra D. Augusto, suplicando al juzgado que declarara:

  • Que el Abogado se había excedido en el servicio solicitado, incumpliendo el contrato de encargo de servicios profesionales y que en este sentido:
    • No tenía derecho a percibir sus honorarios.
    • Había actuado negligentemente.
    • Era responsable de los daños y perjuicios causados con motivo de la reclamación de honorarios y de la desestimación de los procedimientos y recursos de apelación controvertidos.

El Juzgado de Primera Instancia n.º 3 de Alcázar de San Juan conoció el asunto, y el 10 de febrero de 2015 dictó sentencia por la que desestimó la demanda de D. Alexander.

Segunda instancia

D. Alexander interpuso recurso de apelación, resuelto por sentencia de 9 de noviembre de 2015 de la Sección 1ª de la AP de Ciudad Real. En esta, la Audiencia estimó parcialmente el recurso, en el siguiente sentido:

  • Declaró la negligencia profesional de D. Augusto.
  • En consecuencia, se le hizo responsable de los daños y perjuicios derivados.
  • Por tanto, las costas procesales se repartieron entre las partes.

Recurso de casación

D. Augusto respondió interponiendo un recurso de casación por interés casacional, que fundó en dos motivos:

  1. Según la jurisprudencia, la asesoría legal se presta por conducto de un contrato de arrendamiento de servicios. Por ello, la obligación derivada es de medios, y no de resultados. El prestador de servicios debe seguir la lex artis.
  2. Los procedimientos de suspensión de obra nueva y acción reivindicatoria son instrumentales con respecto al procedimiento principal de reclamación de daños.

La Sala Primera del Tribunal Supremo decidió en STS 337/2018, de 6 de junio de 2018, dando la razón al Abogado por entender que exceder el encargo se integra en la lex artis, siempre que se haga en interés del cliente y con el conocimiento y consentimiento del mismo.

Y todo ello con base en los siguientes fundamentos de derecho.

Doctrina jurisprudencial sobre la relación jurídica Abogado-cliente

El Tribunal Supremo realizó una recopilación doctrinal a fin de esclarecer cómo se desarrolla, según nuestra jurisprudencia, la relación jurídica entre un Abogado y su cliente.

1. Responsabilidad del Abogado por negligencia o morosidad

Con base en la STS 303/2009, de 12 de mayo, recordó la Sala que concurre la responsabilidad por negligencia o morosidad cuando el obligado que haya incumplido objetivamente un contrato no acredite la máxima diligencia en su actuación, y que concurrieron

«circunstancias imprevisibles o inevitables que impidieron el cumplimiento en los términos convenidos».

2. Contrato entre el Abogado y el cliente

El contrato entre Abogado y cliente es de gestión y combina elementos del arrendamiento de servicios y del mandato. Por tanto, el Abogado debe obrar con diligencia y evitar el incumplimiento tanto de las obligaciones contratadas como de las que resulten de su actividad.

En este sentido, se define la lex artis como el conjunto de reglas técnicas comúnmente admitidas y adaptadas a cada caso concreto.

La STS 633/2005, de 14 de julio aportó algunos ejemplos, ya que no se ha sistematizado (ni probablemente se pueda) el contenido de la llamada lex artis:

  • Informar de la gravedad de la situación.
  • Asesorar sobre si conviene o no recurrir a los tribunales.
  • Informar del coste del procedimiento y las posibilidades de éxito o fracaso.
  • Seguir el código deontológico, particularmente en cuanto a la lealtad y honestidad.
  • Observar las leyes procesales.
  • Aplicar los conocimientos jurídicos al caso.

Como generalmente estos contratos se consideran de prestación de servicios, generan una relación intuitu personae, lo que despierta deberes de cumplimiento y fidelidad. Por tanto, el incumplimiento del contrato deriva de una falta de ejecución, pero también de una ejecución defectuosa.

Como recuerda la STS 482/2006, el incumplimiento total o parcial conlleva la obligación de resarcir daños y perjuicios.

3. Imputabilidad de la responsabilidad del Abogado

La responsabilidad del Abogado por incumplimiento del acuerdo de gestión es de tipo contractual. Como tal, es de carácter subjetivo, lo que hace que el demandante cargue con la obligación de probar la falta de diligencia, la existencia y alcance del daño y el nexo causal entre ambos. Así lo determinan numerosas sentencias, sirviendo como ejemplo las SSTS de 14 de julio de 2005 y 21 de junio de 2007.

4. Límites a la actuación del Abogado

En el caso tratado por la STS 337/2018 que analizamos aquí, el contrato de arrendamiento de servicios representó un encargo para resolver un contrato de permuta. Sin embargo, las acciones controvertidas exceden de forma evidente este encargo.

Contra la opinión de la Audiencia, entendió el Supremo que en el caso se daba por cumplida la obligación de información del Abogado, ya que el cliente estuvo enterado de las acciones que se ejercitaban e incluso participó en ellas, acudiendo a declarar.

Por tanto, consideró la Sala que D. Augusto había actuado conforme a la lex artis. Y es que aun excediendo los límites del contrato, las acciones que entabló las inició en interés de su cliente, y con conocimiento y participación del mismo.

Banner exceder el encargo

Fallo

Conforme se deriva del análisis de la relación entre Abogado y cliente y de las circunstancias concurrentes, el Tribunal Supremo estimó el recurso de casación. En consecuencia, quedó desestimada la pretensión de D. Alexander y se entendió procedente la reclamación de honorarios de su Abogado.

Conclusión

Queda confirmado de este modo que el Abogado, obligado por la lex artis, puede exceder el encargo literal del cliente. Para ello debe seguir los principios de fidelidad y honestidad y actuar en interés del cliente y con su conocimiento y consentimiento.


Si necesitas comentarios de sentencias como este para tu página web o blog, contacta con nosotros a través de cualquiera de estas vías de contacto:

También trabajamos con artículos jurídicos como los recogidos en nuestra sección de noticias.

Adrián Garzón Ximénez

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *