marketing de contenidos estrategia

Marketing de contenidos: estrategia ganadora en 2020

En medio de tanto movimiento, crisis, miedo y expectativa, el 2020 trajo consigo una revolución: La revolución del contenido. Las marcas decidieron dejar de lado campañas agresivas de venta, para empezar a contar historias y aportar un valor añadido.

Las diversas plataformas, tanto tradicionales, como digitales, se han convertido en un medio de escape para todo el mundo, en su búsqueda de entretenimiento. Por eso tener como estrategia el marketing de contenidos es una forma segura de llegar a los clientes.

Con el marketing de contenidos no solo se muestra la esencia de una marca, sino que se empatiza con el público y se fideliza a un cliente. Por eso se ha convertido en al estrategia ganadora en 2020.

La forma es lo que marca la diferencia

En lugar de emplear estrategias de marketing tradicionales, las marcas han decidido aplicar una forma diferente de llegar a su público. Se trata del marketing de contenidos, caracterizado por ofrecer recursos de valor al consumidor, para que sea él quien voluntariamente se acerca a solicitar las prestaciones de la empresa.

Si analizamos cómo aplican esta estrategia las grandes compañías observamos que en la mayoría de los casos se han dedicado a contar historias, a ofrecer experiencias y a “regalar” algo (que pueden ser sus conocimientos) para atraer al usuario potencial.

Esto requiere conocer al cliente y saber qué necesita y cómo piensa. He aquí la clave de una buena estrategia de marketing de contenidos.

¿Quién es nuestro cliente? ¿Qué necesita? ¿Cómo nos percibe? ¿Qué opinión tiene del ecosistema jurídico? Debemos responder estas y otras preguntas a la hora de elaborar una buena estrategia.

Partiendo de este punto podemos empezar a crear historias, a ofrecer recursos de elevado valor añadido, a empatizar con el público… ¡Esa es la forma! Y es lo que ha hecho destacar a las marcas durante el 2020. Por tanto, crear una estrategia de marketing de contenidos es clave para destacar, para marcar la diferencia y tener más alcance. 

¿Cómo aplicar el marketing de contenidos en el 2020?

Lo primero que se debe analizar es qué hace que una estrategia de marketing de contenidos funcione. Para aplicarla en un año que ha sido tan convulso se debe tener dos componentes que no todas las marcas definen: esencia y objetivo.

Cuando se empieza a crear una estrategia siempre se pregunta el para qué, y eso es lo que se va a convertir en la esencia y marcará la diferencia. Mientras que el objetivo será el mensaje que quiera transmitir la marca.

Lo ideal es que ese mensaje pueda ser duradero y no decaiga tras la crisis. Que también pueda funcionarle al público con el que interactúas en tu día a día.

Es crucial que sea impactante y trascendental, para que no olviden quién eres. Y por supuesto, que pueda llegar a todos desde cualquier plataforma, en diversos formatos, sin perder su esencia.

Algunos elementos a tener en cuenta a la hora de poner en marcha la estrategia de marketing de contenidos son:

  • Cuenta historias personales que puedan identificar a tu público con tu marca. 
  • Intégrate en tu público, para conocer sus necesidades y crear vínculos basados en la empatía y la comprensión.
  • Lleva un mensaje claro que no se preste para malas interpretaciones. 
  • Crea contenido específico para cada plataforma. Haz que cada contenido se adapte a las distintas redes sociales sin perder el sentido. No copies y pegues.
  • Personaliza cada contenido para que cada cliente se sienta único. Esto hará que se queden contigo porque les das algo que los demás no: atención.

¿Qué no es una buena estrategia de marketing de contenidos?

La crisis del COVID-19 ha sido una buena muestra de cómo no orientar una estrategia de marketing de contenidos. Aunque algunas marcas han conseguido sacar partido de la situación, otras han perdido el norte por completo.

El intento de aprovechar la ocasión ha llevado a muchos despachos a una verborrea en torno al coronavirus, tratando de “cazar” clientes a toda costa. Y recordamos que el objetivo de cualquier estrategia de marketing de contenidos es “vender sin vender”.

De modo que la clave está en disponer de una planificación flexible, que nos permita adaptarnos al sentir social de cada momento y a las circunstancias históricas, sin desviarnos por ello de nuestros objetivos.

Marketing de contenidos: estrategias con mucho recorrido

Esta revolución de contenido que ha iniciado en el 2020 va a tener un largo recorrido. Cada vez serán más las empresas que decidan compartir historias, momentos, consejos.

En los próximos años seguirán creciendo las comunidades que tienen algo que contar, y ya no sólo serán las grandes empresas las que vendan algo.

Esta competencia hará que sea necesario reinventar, repensar y trazar las mejores estrategias, para que el contenido de cada marca siga siendo memorable. Especializar cada contenido, hacerlo único y diferente, es lo que hará que no muera en el tiempo y que el marketing de contenidos siga siendo una estrategia ganadora no sólo en el 2020, sino también en los años siguientes. ¿A qué esperas para aplicarlo en tu negocio